El Tratamiento

En la actualidad el Alzheimer, al igual que el resto de las demencias siguen sin tener cura. Los tratamientos farmacológicos (donezepilo, memantina y rivastagmina) tienen un efecto ralentizador en el proceso de la enfermedad, pero no son curativos.

Es importante realizar un diangóstico precoz para proporcionar el tratamiento adecuado y lo antes posible para potenciar su efecto paliativo. Numerosos expertos en la materia, coinciden en que el mejor tratamiento actual que tenemos para estos pacientes es la combinación del tratamiento farmacológico más el tratamiento terapéutico (programas de estimulación cognitiva y terapia ocupacional), pues se ha mostrado que juntos logran frenar el avance de la enfermedad hasta dos años y medio.